Ok

En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies. Ces derniers assurent le bon fonctionnement de nos services. En savoir plus.

20/04/2011

lomo hostil

Il y a quelques temps des pages d'accueil anglaises et espagnoles ont fait leur apparition sur ce site. Je savais qu'elles étaient un peu fréquentées mais jusqu'ici les visiteurs étaient silencieux.. L'autre jour le silence s'est envolé, Johanna m'a envoyé une photo de son ami Thomas, avec un texte d'un auteur qu'il va me falloir découvrir..

Merci à eux deux !

Hace meses que he creido paginas especiales para los visitores espanoles e ingleses, pero sin gran efecto hasta ayer: Johanna envio à midi à sa porte una foto de su amigo Thomas, con un texto de un autor que me voy a descubrir...

Gracias a los dos !

NB: lo siento por los acentos, no sé como utilizar los con mi ordenador; y por las faltas...

 

"Sí, tener noticias tuyas es como abrir una ventana, pero entonces me vienen unas ganas casi incontenibles de abrir más ventanas y, lo que es más grave (qué locura), de abrir una puerta. Sin embargo, estoy condenado a ver las espaldas de esa puerta, su lomo hostil, duro, inexpugnable, concretísimo, pero nunca tan sólido como un buen argumento, como una buena razón. Tener noticias tuyas es como abrir una ventana, pero todavía no es como abrir una puerta. Quizá diga demasiadas veces la palabra puerta, pero tenés que comprender que aquí esa palabra es casi una obsesión, aunque te parezca increíble mucho más obsesión que la palabra barrote. Los barrotes están ahí, son una presencia real, admitida, comprendida en toda su chata magnitud. Pero los barrotes no pueden ser otra cosa que lo que efectivamente son. No hay barrotes abiertos y barrotes cerrados. En cambio, una puerta es tantas cosas. Cuando está cerrada, y siempre lo está, es la clausura, la prohibición, el silencio, la rabia. Si se abriera (no para un recreo, o para un trabajo, o para una sanción, que son otras tantas formas de estar cerrada, sino para el mundo) sería la recuperación de la realidad, de la gente querida, de las calles, de los sabores, de los olores, de los sonidos, de las imágenes y el tacto de ser libre. Se ría por ejemplo la recuperación de vos y de tus brazos y de tu boca y de tu pelo y bah a qué intentar darle vueltas a un pestillo que no cede, a una cerradura inconmovible. Pero lo cierto es que la palabra puerta es de las que aquí más se barajan, más aún que todas las otras palabras que esperan detrás de esa puerta, porque to- dos sabemos que para llegar a ellas, para llegar a las palabras hijo, mujer, amigo, calle, cama, café, biblioteca, plaza, esta- dio, playa, puerto, teléfono, es imprescin- dible traspasar la palabra puerta. Y ésta, que siempre nos muestra el lomo pero está aquí, nos mira férrea y sectaria, cruel y durísima, sin hacernos ninguna prome- sa ni darnos ninguna esperanza y siempre cerrándose en nuestras narices."

Mario Benedetti, Primavera con una esquina rota. p 65-66

printemps, benedetti, primavera

Publié dans Mexique | Lien permanent | Commentaires (4) | Tags : printemps, benedetti | |  Facebook